Cuando Muere Un Ser Amado

Cuando un ser amado fallece, nuestro corazón llora. Aun Jesus lloró frente a la tumba de Lázaro y esto lo hizo sabiendo que lo iba a resucitar.

La Biblia dice que debemos llorar con los que lloran. Aun Jesus lloro frente a la tumba de Lazaro y esto lo hizo sabiendo que lo iba a resucitar. Pero lloro por el dolor temporero de los familiares y amigos. Así es hoy día, sabemos que volveremos a ver a nuestros seres amados que han fallecido, pero nos duele la separación temporera.

Es un error tratar de evitar que una persona llore cuando esta pasando por un dolor así. Pero también es un error querer mantenernos en una tristeza continua, la cual nos lleve a un tiempo de auto destrucción.  Se debe llorar si siente dolor, debe haber un espacio de desahogo, un tiempo donde lamentamos la perdida, aunque esta sea solo por un tiempo. Pero este tiempo debe ser constructivo.

Por ejemplo, reflexionamos lo que fue la vida de la persona, aprendemos de lo mejor, reflexionamos de lo que fue nuestra relación con esa persona, y aprendemos de lo que hicimos bien y de lo que hicimos mal. Esto se hace buscando siempre crecer, ser mejores personas. No seguir repitiendo lo mismos errores. Mas, si lo hacemos con remordimiento, con culpabilidad, entonces de ahi no puede salir nada bueno.

Asi que confrontemos lo negativo y aprendamos a como tratar con la perdida de un familiar o ser querido en una forma positiva. Muchas personas quieren sufrir por la perdida de un familiar y no recibir consolación porque quieren castigarse con eso por algo que se sienten culpable. Lo que no entienden es que ese auto castigo no va a resolver nada, ya la persona murió, y el castigarse no borra el pasado.

Lo que se debe de hacer en un caso de remordimiento es venir delante de Dios y decirle algo como esto: Mi Dios, yo se que mi familiar no me puede oir, pero tu si me puedes oir, y yo te pido que tu le hagas saber esto que te voy a confesar, yo no se mucho de teología, no se como esto puede ser posible, pero yo se que de alguna manera tu puedes decircelo……y a partir de ese punto, confiesale a Dios lo que hiciste mal, pídele perdón a Dios y pídele perdón a tu familiar por medio de Dios. Sácalo todo de tu corazón, no trates de excusarlo o disfrazarlo, dile claramente a tu Padre Celestial el por que te sientes asi. Y recibe el perdón de Dios, y déjalo ahi, no lo sigas llevando contigo, sientete libre!

Si tu pena es porque deseas tenerle y ya no le tienes y no quieres aceptarlo, entonces necesitas aceptar la realidad. La vida es por tiempos, uno no puede obligarse a vivir en un tiempo que ya paso. Eso no edifica. El amor por ese familiar que ya no esta en nuestros medios NUNCA va a desaparecer ni morir, ese amor es eterno. Pero hay que vivir cada tiempo de nuestra vida y buscar agradar a Dios en lo que hacemos. Si no aceptamos la realidad, no podemos adaptarnos, y si no nos adaptamos, perecemos.

Ahora esta adaptación no quiere decir que no te haga falta esa persona. No quiere decir que no te venga a tu mente ese ser amado. Quiere decir que aceptas la realidad, aceptas que Dios esta en control y que lo que tu no puedes controlar lo dejas en las manos de El, de tu Cristo, de tu Salvador. Pídele al Espíritu Santo que te consuele y ACEPTA ese consuelo. Y según tu aceptas ese consuelo, tu corazón ira sanando.