Receta Para Evitar el Estrés y La Ansiedad

¿Hay cosas en tu vida que parecen causar constantemente estrés, ansiedad o temor? 

¿Te sientes agobiado por momentos y te resulta difícil dormir por la noche? 

Sabes que el 90% de lo que nos preocupa en realidad nunca sucede, entonces ¿por qué nos preocupamos, y llenamos de estrés plagados de temores abrumadores? 

Sabemos que en esta vida tenemos luchas espirituales y el enemigo trata de magnificar esas circunstancias difíciles en nuestras vidas, y cuando temporeramente desviamos nuestros ojos de Jesús y los problemas en nuestra vida persistentes, el resultado es que perdemos perspectiva. 

Cuando nuestros ojos están apagados, espiritualmente hablando, el enemigo nos muestra escenarios del peor caso y nosotros sin darnos cuenta comenzamos a hablar de lo que esos escenarios se parecen, y le damos rienda suelta a nuestros pensamientos negativos, los cuales se llaman temores.

Lo peor en esos casos es que en lugar de escuchar a Dios, quien nunca nos ha dado un espiritu de temor, sino todo lo contrario, El nos ha dado un espiritu de dominio propio, nos ponemos a coincidir con los dardos que el enemigo de las almas nos esta lanzando a nuestra mente.

¿Me entiendes en lo que estoy insistiendo? Nosotros mismos empezamos a ponernos estres. Porque somos llamados a caminar por fe, a creerle a Dios tanto en las buenas como en las malas.

Hay algunas recetas que uso cuando me siento atacado , estresado , ansioso y temeroso. La prescripción no viene en una botella o en píldoras, pero a través de lo siguiente:

Receta para el estrés

Dejo de hacer lo que estoy haciendo y voy al trono de Dios, no espero a que las cosas se pongan peor. El es mi pronto auxilio, y con toda honestidad le digo lo que estoy sintiendo, sin tratar de pretender, sino que vacio mi corazon tal y cual esta en ese momento.

Y al levantarme después de orar, tomo una decisión. La decisión es que voy a confiar en que Dios me ama y me cuida, y no me voy a dejar llevar por emociones o sentimientos contrario a esa verdad.

Descanso en Dios y solo en Dios. No me pngo a esperar a que alguien venga y me ayude. Si eso sucede, que bueno, pero no me voy a tener lastima a mi mismo si nadie me viene a ayudar.

Tambien saco tiempo para escuchar a Dios. Por ejemplo, quizas El en ese momento me muestra algo de lo que yo no me había dado cuenta. Por ejemplo, puede ser que este cansado fisicamente, o este hambriento o enfermo, o con desgaste fisico y eso haga que yo vea el problema mucho mas grande.

Si es así, necesito tomar el cuidado de esas necesidades. Porque no es solo orar, sino también tomar acciones que edifiquen, acciones que hagan las cosas mejor y no peor.

Tambien me gusta durante ese tiempo que el estres me ataca, cantarle al Señor, o tan siquiera escuchar musica de adoración.

Receta para la ansiedad

Ansiedad es básicamente cuando yo quiero saber el resultado antes de que el evento suceda o termine de suceder. Ansiedad es querer saber lo que va a pasar y estar preocupado por ello.

Para la ansiedad, tambien entro en oración pero no solo dejo en Dios las cargas, sino que saco tiempo para admitir y confesar lo que me ha estado preocupando y reconozco que yo no tengo todas las respuestas y que la verdad es que nunca voy a tener todas las respuestas y tengo que vivir aceptando esa realidad, tan simple como eso.

Yo no puedo cambiar al mundo, y yo no puedo cambiar a la gente. Ese trabajo no es mío, ese es el trabajo de Dios.

Otra cosa muy importante que hago es identificar las mentiras del enemigo en relación con cada pensamiento ansioso y sustituyo esas mentiras de inmediato con la verdad de la Palabra de Dios.

Por ejemplo, yo se que Dios me ama, y yo no puedo estar aceptando que las cosas en mi vida van a ir mal. Todo lo contrario, segun pase el tiempo, las cosas terminaran siendo para mi bien.

Pueden haber momentos de altas y bajas, eso es normal, pero al final, todo obrara para bien en mi vida, porque yo amo a Dios y Dios me ama a mi.

Receta para los temores

Lo primero que hago cuando me viene un temor, no es pretender que yo nunca tengo miedo, eso es infantil y un machismo barato. Lo primero que hago es que filtro todos los temores de inmediato. O sea, me examino y miro que me esta causando el temor, de donde viene ese temor.

Una vez identificados, empiezo a declarar con mi boca las bendiciones de Dios. La Biblia dice que Dios llama lo que no es como si fuese y yo comienzo en el nombre de Jesus a declarar como sera el final de la historia, aun si todavía mis ojos no lo ven, Cristo si lo ve y lo sabe.

Segun voy declarando, y recordando antiguos testimonios en mi vida de cuando Dios me ha ayudado, mi corazon se llena de fe, y puedo afirmar: “No voy a vivir con miedo. Voy a vivir confiando en el poder de Dios.”

Hermano y hermana mia, corre a Jesús! No dejes que el enemigo te aterrorice. Tu tienes a un Dios muy grande, poderoso y maravilloso que te ama con todo su corazón.

Para tener la paz y el gozo del Señor a veces hay que luchar, otras veces tienes que estar quieto hasta que el ataque haya pasado . Pídele a Jesús que te muestre lo que debes de hacer, pero preguntale! No te quedes cayado, ve y habla con El.