La Iglesia es el cuerpo de Cristo

A. Nosotros somos el cuerpo de Cristo.

1 Corintios 12:14

14 Ademas, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

Cuando hablamos de la Iglesia de Cristo, no estamos hablando de un edificio, ni de un lugar de reunion. Nos estamos refiriendo a nosotros mismos, a los que hemos creído y aceptado a Cristo como nuestro único Salvador.

El apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo compara a la iglesia con un cuerpo, siendo Cristo la cabeza y nosotros los miembros.También vemos en 1 de Corintios 12 como los cristianos somos una sola familia aun cuando tengamos diferentes funciones, aun cuando estemos en diferentes congregaciones.

B. El ataque espiritual es en contra de personas no edificios.

Cuando los espíritus inmundos atacan a la iglesia, no es a un edificio a lo que estan atacando, sino a nosotros los creyentes.

Cuando hablamos de este ataque, no nos estamos refiriendo a que los cristianos pueden estar poseídos por demonios. En la Biblia yo no veo a ningún cristiano poseído por demonios ni tampoco es esto un concepto bíblico, pues la Biblia dice que cuando una persona viene a Cristo, el Espíritu Santo ya no solo esta con el, sino también en el.

Juan 14:17

17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

Y donde el Espíritu Santo mora no pueden vivir demonios, porque el es SANTO. Pero el ser atacado por demonios es algo que la Biblia si demuestra claramente a muchos creyentes teniendo estas batallas. El mismo Jesus fue tentado por Satanás, y aun cuando el no le dio ninguna cabida, dice la Biblia que Satanás se apartó de el por un tiempo, indicando así que mas tarde en la vida de Jesus el enemigo volvió de nuevo a tratar de tentarle.

Tampoco los demonios tienen autoridad para tocar nuestras vidas ya que nosotros somos propiedad de Dios. La manera en que los espíritus inmundos nos pueden atacar es en la forma que nuestro hermano Pablo lo describe en Efesios.

Efesios 6:16

16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

Si la Biblia dice que los cristianos son atacados con dardos de fuego, entonces tenemos que ver en que parte de nuestras vidas esos dardos pueden golpear. 

La Biblia dice que para protegernos de estos dardos usemos el escudo de la fe, el area que el escudo protege es el area del corazón.

C. El corazón es nuestro espíritu, la tierra donde se siembra lo espiritual.

Cada vez que la Biblia habla de corazón se esta refiriendo al espíritu del ser humano, a nuestro espíritu. También Jesus nos dice que del corazón nacen las malas acciones.

Marcos 7:21-23 

21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 

22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 

23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre. 

Muchas veces nosotros caemos en el error de pensar que en el mundo espiritual solo existe Dios, nos olvidamos que también hay espíritus inmundos en operación. Y al igual que el Espíritu Santo sale a sembrar la buena semilla en nuestros corazones, como asi lo explica la Santa Palabra en Marcos 4, también el enemigo sale a sembrar cizaña, tratando así de hacer infructuosa la Palabra que ha sido sembrada.

Mateo 13:24-27

24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembro buena semilla en su campo; 

25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. 

26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. 

27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De donde, pues, tiene cizaña? 

Así vemos como el objetivo de ataque de nuestro enemigo espiritual es el lograr contaminar nuestro corazón. Pero antes de llegar a nuestro corazón, los dardos de fuego necesitan pasar por nuestra mente. La Biblia dice claramente que existe una diferencia entre mente y corazón. La mente habla de nuestro aspecto carnal, el corazón de nuestro aspecto espiritual.

Mateo 22:37 

37 Jesus le dijo: Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 

Aqui Jesus esta enseñando la Ley Mayor, amar a Dios con todo tu ser. Y nuestro ser esta compuesto por espíritu, alma y cuerpo. Es mas, Jesus usa el mismo orden que luego Pablo usa para enseñar este principio.

1 Tesalonicenses 5:23

23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Toda esta explicación es muy necesaria, ya que si no entendemos en una forma clara por donde vienen los ataques espirituales a nuestras vidas, no vamos a poder rechazarlos. Claro que yo se que el Poder viene de Dios, y por supuesto que yo reconozco que Cristo es quien nos da la victoria. Pero yo no creo en decir palabras mágicas, ni tampoco en solo repetir una frase y ya asi ser hecho libre. Yo si creo en conocer la Verdad y la Verdad es quien nos hace libre!

Lucas 24:38

38 Pero el les dijo: ¿Por que estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?

La razón por la cual los espíritus inmundos apelan tanto a nuestra carne es porque antes de llegar a nuestro corazón necesitan llegar primero a nuestra mente, porque son los pensamientos los que llegan al corazón.

Asimismo, todo la información que llega a nuestra mente, es percibida por nuestra carne. Hablando en una forma mas especifica, nuestra mente interpreta la información que recibe por medio de nuestros sentidos-vista, audio, olfato, tacto, gusto o paladar.

Por esta razón también, Jesus continuamente enseñaba usando parabolas, usando ejemplo de cosas que ellos en la carne conocían, porque el sabia que si les hablaba de cosas espirituales, no lo iban a entender.

Juan 3:11-12

11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibes nuestro testimonio. 

12 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿como creeréis si os dijere las celestiales? 

Aun la fe, llega a nuestro corazón por los sentidos.

Romanos 10:17

17 Así que la fe es por el oir, y el oir, por la palabra de Dios.

Quizás ahora podemos empezar a entender mejor el por que es tan importante que nos cuidemos de lo que permitimos que llegue a nuestra mente. Si yo continuamente me estoy llenando de Dios, sea por el oir, por lo que veo, por las cosas en que participo, por las bebidas que ingiero, en fin, si con mi carne, busco el guardarme para Dios, entonces, en verdad, he tomado el escudo de la fe, porque le he creído a Dios, y he aceptado que mi cuerpo es templo del Espíritu Santo.

Pero si por el contrario, participo en conversaciones de criticas, abro mi boca para declarar palabras inmundas, me pongo a ver programas o películas de cosas contrarias a mi Señor, escucho música con letras de malas palabras, o con letras de adulterio, estoy entonces llenando mis pensamientos de cosas contrarias a Dios y por lo tanto eso es lo que voy a sembrar en mi corazón.

Algo muy importante de entender es que nosotros no tenemos control total de cuales dardos son lanzados contra nosotros, pero si tenemos el control de rechazar tales dardos. Este rechazo se hace no aceptando los pensamientos que están viniendo en contra nuestra.

Por ejemplo, un hermano nuestro llega a donde hay un grupo y saluda a varias personas en ese grupo pero no te saluda a ti, el dardo de fuego te puede decir por la acción que acabas de ver, te desprecio. Pero tu conociendo tales artimañas, necesitas decir, mi hermano no lo hizo a propósito. No estoy hablando de que tienes que dejar de ser una persona inteligente, estoy hablando de que no puedes vivir una vida de continuos sube y baja, donde los demonios juegan con tus sentimientos y emociones.