Espíritus Inmundos En La Iglesia

Espíritus inmundos dentro de la Iglesia estorban la obra de Dios y muchos cristianos caen en el juego aun sin realizarlo.

Toda Escritura Biblica es tomada de la versionReina-Valera 1960.

Mateo 10

1 Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.

La iglesia de nuestros días esta sufriendo de una fuerte contaminación que ha venido a causa de espíritus inmundos que nos han atacado espiritualmente y han logrado hacer sufragios en nuestras vidas. Poco a poco, muchas veces sin darnos cuenta del todo, hemos descendido a un nivel espiritual muy bajo precisamente por esta causa.

En este estudio, no con espíritu de crítica ni de acusación, miraremos la Santa Palabra y oramos que por medio de ella nuestro ojos sean abiertos y recibamos la libertad que necesitamos.

Si por el contrario, pensamos que no tenemos problemas, negamos a Dios la oportunidad de limpiarnos por medio de su Palabra, seguiremos viviendo una vida a media luz.

El ser religioso, se demuestra cuando una persona se llena de su propia doctrina para así, a su entender, servir a Dios. Pero cuando tenemos una relación con Dios y no una religión de hombres, entonces nuestro deseo se vuelve una continua búsqueda donde no pretendemos el ya haberlo alcanzado, sino que continuamente, seguros de nuestra fe y de nuestra salvación por medio de Cristo Jesus, nos examinamos, nos miramos en nuestro interior buscando la manera de poder agradarle y crecer en su conocimiento.

Los diferentes espíritus inmundos.

En esta parte del estudio, quizás nos empezamos a sentir un poco incomodos, ya que vamos a hablar de espíritus inmundos que le han hecho mucho daño a nuestras vidas y a nuestro crecimiento espiritual. Estos ataques han afectado a muchos cristianos, aun cristianos que estan en posición de liderazgo.

Tristeza me da cuando veo orgullo espiritual, donde una persona porque lleva mucho tiempo en los caminos de Dios piensa que no tiene estos problemas. Permita Dios en este dia que toda vida leyendo o escuchando este estudio pueda ser fortalecido espiritualmente y que ningún orgullo personal sirva de impedimento.

Los espíritus inmundos que he observado que mas están atacando a las vidas en nuestros tiempos son los siguientes:

A. Los espíritus de envidia-critica. Hch 7:9, Ga 5:26

B. Los espíritus de chisme. 1 Tim 5:13

C. Los espíritus de celos. 1 Co 3:3

D. Los espíritus de lascivia. Ro 13:13 2 Co 12:21

E. Los espíritus de orgullo. Stgo 4:1-8

A. Los espíritus de envidia.

Cuando un espíritu inmundo logra perturbar a una persona, la persona va a manifestar lo que el espíritu inmundo le esta impartiendo. Esta es la razón por la cual Jesus le dice a Satanás que se aparte de el cuando Pedro le esta tratando de persuadir de no ir a la cruz. Cuando digo que va a manifestar lo que proviene de su naturaleza, lo que quiero decir es que va a producir alguna acción que le delate.

Por ejemplo, un espíritu de envidia, va a provocar que la persona siendo perturbada hable o haga gesto de critica en contra de la persona que esta envidiando.

Es muy raro que una persona sintiendo envidia lo diga en una forma directa. Lo mas común es actuar de la manera que actúan los espíritus inmundos, escondiéndose detras de algo, disfrazando las palabras.

Un espíritu de envidia hace comentarios negativos. Como desea lo que la otra persona tiene, va a tratar de quitarle importancia. Esto lo hace hallándole faltas. Muchas veces las personas con mas experiencia en la vida cuando son atacados por este demonio, hacen las criticas diciendo también algunas cosas buenas. Por ejemplo, hablan bien de la persona a la que envidian, y en algún momento dentro de la conversación usan una frase que usualmente comienza con la expresión “pero.” El hermano Juan es un varon muy usado por Dios, pero. . .

Es tal el punto en que este espíritu inmundo esta afectando la iglesia que continuamente oímos a ministros de Dios criticando a otros ministros en lugar de ocuparse en hacer lo que tienen en sus manos y dejar a los otros trabajar y darles cuenta a Dios por sus obras. Lo que un ministro que esta siendo criticado debe de hacer es de entender que esa critica no viene de su hermano sino del mismo infierno. No debe de responder atacando a la otra persona, sino orar por el o ella en privado y dejárselo en las manos de nuestro Padre Celestial, ya Dios usara a otra persona o algún otro medio para traer corrección. Si la persona siendo criticada toma acción contraria, lo unico que va a lograr es darle satisfacción al demonio que le esta atacando. Nuestra guerra no es contra sangre ni carne, sino contra principados y potestades. Al final del dia, mi hermano sigue siendo mi hermano, pues somos lavados por la misma sangre del Cordero de Dios, y cuando allá se pase lista, los nombres de los dos van a ser leídos.

La persona que sufre de envidia, esta bajo una opresión, y necesita de ayuda espiritual. El atacarla, el ponerla en mal delante de los otros, no es de cristiano.

Romanos 12:21

21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

Cualquier persona puede destruir, lo difícil es construir, levantar al caído, ayudar al que no se puede ayudar asimismo.

Este poder Dios nos lo ha dado en la oración. Orar por el que te bendice es facil, pero orar en privado por el que te ofende es difícil. Mas, la oración en privado Dios la recompensa en publico. Y tu recompensa viene cuando tu ves a la persona que estaba atada, oprimida por un espíritu de envidia, ser libertado y funcionar en victoria. Tu recompensa no es ver a la persona en derrota. Si la persona que te ofendio termina en derrota, el cuerpo de Cristo ha sufrido, y tu propia vida ha sufrido.

B. Los espíritus de chisme.

El chisme es cuando nos ponemos a hablar cosas que no debemos de los demás. He notado el alcance tan horrible que estos espíritus inmundos han logrado. En muchas casas se hace difícil poder tener una conversacion completa sin mencionar en una forma negativa la vida de alguna persona que no se encuentre presente.

Es mas, yo invito a toda persona haciendo este estudio, que al final del mismo comience a contar el tiempo que transcurre antes de que haga algun comentario negativo de alguien. Cuantos vamos a ser sorprendidos al ver que este espíritu inmundo se ha vuelto parte de nuestro diario vivir.

Sabemos que hay momentos donde necesitamos hablar realidades y muchas veces estas realidades incluyen temas negativos de otras personas. Pero hay una diferencia muy grande entre esto y chisme. Chisme es entrar en hablar de una vida sin ningún otro propósito que el de ponerle en mal. De nuevo, hay que tener cuidado cuando decimos te voy a contar algo pero es solo para que me ayudes a orar. Porque al igual que con la envidia, el chisme es un demonio que se disfraza.

Esto no quiere decir que si hay una situación de la cual las autoridades, o el pastor de la iglesia necesita saber, que nosotros tenemos que mantenernos callados. Por ejemplo, si un niño esta siendo abusado por una persona, de ninguna manera nos podemos quedar callados. De la misma forma es con cualquier otro delito. No vamos a confundir las situaciones, ni tampoco a excusarlas de una forma u otra.

Cuando uno esta hablando lo que debe, esto se siente en el espíritu de uno. Pero cuando estamos gozándonos con la habladuría sobre otra persona, esto también se siente en nuestro espíritu pero en una forma diferente, porque el mismo Espíritu de Dios le deja saber a nuestro espíritu que esta mal lo que estamos haciendo.

El chisme es pecado. Es pecado al igual que el robar, adulterar o embriagarse. Quizás una persona chismosa no comete adulterio, pero lo que esta haciendo es como si estuviese cometiendo adulterio, pues esta ensuciando el nombre del Señor. Y eso es lo que los espíritus inmundos les gusta hacer, usar a los mismos cristianos, a los mismos que Dios tanto ama, para que se burlen de su Santo Nombre. Esto lo hacen porque saben cuanto dolor le causan al corazón de nuestro Padre Celestial.

C. Los espíritus de celos.

Los espíritus de celos se manifiestan en contiendas. Detrás de cada espíritu de celos hay una contienda, hay una vida que esta ardiendo de rabia, de ira.

Los espíritus inmundos de celos roban en una forma literal toda esperanza de felicidad. Porque no importa cuan feliz puedas estar en este momento, tarde o temprano, este momento de felicidad es como si no hubiese existido. La persona que amas se vuelve tu enemiga. La rabia te hace odiarle aunque sea por un momento, y ese momento deja su marca en tu corazón y tu corazón como es tierra espiritual comienza a dar frutos, pero frutos que ya no vienen de un hijo de Dios, ya no son frutos que vienen a provocar bendición en tu vida, sino frutos que te maldicen según se van manifestando.

Los celos no se manifiestan solo entre parejas sino también entre padres e hijos, entre hermanos y aun entre amigos.

Para poder vencer a este espíritu, hay que dejar de llevarlo a nuestros pensamientos. Así que cuando vienen estos pensamientos, hay que reprenderlos y echarlos fuera de nuestro ser, no se pueden contemplar, de hacerlo, pasan de nuestra mente a nuestro corazón donde se multiplican. En mi opinion, la mejor forma de combatir estos espíritus inmundos, es que cuando tratan de acusar a alguna persona, uno le pone a esa persona en las manos de Dios y le pide al Señor que sea el quien nos defienda y nos cuide. En otras palabras, lo que a mi se me haga, es al Señor a quien se le esta haciendo y de el nadie se burla.

D. Los espíritus de lascivia.

Los espíritus inmundos buscan la forma de como complacer a la carne en una forma fuera de la voluntad de Dios. Cuando Dios le dijo al hombre que comiera, no le dijo que lo hiciese en rebeldía ni desobediencia. Se podia comer, pero no en del árbol del fruto prohibido.

Las desviaciones sexuales, y no hay que entrar en detalles, pues cada uno de nosotros es avisado por el Espíritu Santo cuando estamos entrando en areas de pecado en nuestra vidas, son tentaciones diabólicas que apelan a nuestras sensaciones físicas para asi en el proceso ofender a Dios.

Todo hombre que este sufriendo un ataque en esta area debe buscar la ayuda de un hombre de Dios, y no pensar que el solo va a poder vencerlo, pues los espíritus de lascivia tienen experiencia haciendo caer a muchos. Toda mujer que este en la misma situación, debe de acercarse a una mujer de Dios, nunca a un hombre, ni aunque sea su pastor, sino a una sierva del Senor, y pedirle ayuda.

No hay otra salida para este tipo de demonio. Este tipo de demonio necesita ser desenmascarado, ya que suele esconderse muy bien.

A la persona que se le pida ayuda, debe de ser alguien que busque sabiduria de Dios. Si la persona se pone a compartirlo con otros, esta pecando. Solo debe compartirlo con otros siervos o siervas del Altísimo que le vayan a ayudar en una forma directa con la situación. No debe compartírselo a la esposa o al esposo, o a su mejor amigo. Esta situacion no es tema de conversación, ni tampoco es para entretenimiento personal, es de vida o muerte.

E. Los espíritus de orgullo.

Hay muchos otros espíritus inmundos, y muchos que pude incluir como los que mas atacan a la iglesia. Pero he notado, que la razón por la cual se hace tan difícil ayudar a una persona que esta siendo oprimida espiritualmente, no es por impedimento de algo externo, sino por el orgullo que ha llegado a entrar en el corazón de la persona. La falta de humildad para reconocer que necesita ayuda es el peor enemigo de la persona siendo atacada.

Cuando vinimos a Cristo, fue porque primero tuvimos que reconocer que necesitábamos un Salvador. Y para necesitar a un Salvador, quiere decir que estábamos perdidos. Pero mientras no reconocimos que éramos pecadores y que solo por medio del sacrificio de Cristo podíamos llegar al Padre, no pudimos ser hechos salvos.

De la misma manera, solo vamos a poder ser limpios de los espíritus inmundos que han venido a contaminarnos cuando en una forma sincera reconozcamos que si hemos sido golpeados sin importar que posición ocupemos, ni cuanto tiempo tengamos de ser cristianos.

Y a Dios no se viene hablando en una forma generalizada, sino en una forma especifica y personal. No se dice, Señor perdoname de todos mis pecados, sino que se menciona uno a uno el pecado por el que pedimos perdón, porque asi nuestro corazón delata un genuino arrepentimiento.

No podemos sentirnos superior solo porque seamos fuerte en la fe, ni tampoco por el ministerio que Dios nos ha dado. Cada uno de nosotros tiene una función que cumplir en el cuerpo de Cristo, pero ninguno es mas grande que el otro, el único grande es Cristo Jesus, porque su nombre es sobre todo nombre.

El orgullo espiritual es primero cultivado en nuestras mentes cuando comenzamos a creernos mejores o superiores a los demás o algunos de los demás. El espíritu de orgullo lanza dardos a nuestra mente diciéndonos: tu eres mejor, tu revelación es mas grande. Esto se manifiesta cuando queremos que se nos de un trato diferente, cuando solo unos pocos escogidos nos pueden enseñar porque los otros no son dignos, no son lo suficientemente grande para llenarnos, cuando creemos que tenemos que ser considerados especiales por los demás. Y de nuevo, este demonio se disfraza, y hasta nos dice palabras como que somos hijos de un rey y tenemos que ser tratados como hijos de rey. Lo que se le olvida al demonio decirnos es que nuestro reino no es de este mundo y que nosotros no somos mas que el Maestro.

La humildad no se actúa, ni se inventa, ni se compra. La humildad es una manifestación visible de alguien invisible que habita en nuestro corazón y que se deja ver en nuestro estilo de vida, en nuestras acciones y convicciones.

Fruto de arrepentimiento.

El arrepentimiento abre las puertas del reino de Dios.

Marcos 1:15

15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Arrepentimiento es cuando hay un genuino dolor, malestar, por haber tomado una acción que ofendió a mi Señor. Es el deseo real de poder llevar el tiempo hacia atrás, si esto fuese posible, con la única motivación de no volver a ofender al ser que tanto amo.

Arrepentimiento no es que las cosas me salieron mal, o que alguien se dio de cuenta. Este tipo de arrepentimiento no abre las puertas del cielo.

Para que exista un arrepentimiento tiene que haber primero un reconocimiento de nuestra parte de que hemos hecho mal delante de sus ojos.

Hoy es un nuevo comienzo para tu vida. Una vida fortalecida por su Santa Palabra.

Que Jehova bendiga todo tu ser, que tus deseos se realicen dentro de su perfecta voluntad, y que Dios te use grandemente para serle de bendición a muchos otros, así como tu alma lo anhela. Amen.

Pablo Román Caballero

SEMINARIO CRISTIANO DE SANIDAD INTERIOR

PRESIONA AQUI ➜: http://bit.ly/SANIDADINTERIOR

Nosotros descuidamos mucho lo que no vemos, y nuestra condición por dentro como no la vemos no la cuidamos como deberíamos y eso nos hace mucho daño en toda nuestra vida. Es como si tuviéramos una enfermedad en la piel que cada día la llaga se hace mas grande, y solo lo dejaremos para después y no le pusiéramos ninguna medicina.

PRESIONA AQUI ➜: http://bit.ly/SANIDADINTERIOR