Libro de Oración Gratis


Si te gusta orar, este libro te ayudará a tener una relación con Dios mas efectiva, a tener una oración mas contundente, fuerte, que te llenara más espiritualmente.

¿Alguna vez has conocido a alguien que realmente confía en Dios?

Un ateo tenía un buen amigo que oraba con frecuencia. Él le decía cada semana acerca de algo que estaba confiando en Dios para cuidar. Y cada semana veía a Dios hacer algo inusual para responder a su oración. ¿Sabes lo difícil que es para un ateo observar esto semana tras semana? Después de un tiempo, la “coincidencia” comienza a sonar como un argumento muy débil. Porque no puede ser que todo sea coincidencia. O sea, tiene que estar pasando algo más que coincidencia, tiene que ser testimonio del Poder y del Amor del Señor.

Entonces, el ateo se preguntaba ¿por qué Dios respondería a las oraciones de mi amigo?

La razón más grande es que su amigo tenía una relación con Dios. Quería seguir a Dios. Y en realidad, Dios escuchó lo que su amigo pidió. Cuando su amigo oraba por las situaciones que tenia, era una parte natural de su relación con Dios. No era algo inusual ni tampoco difícil, algo que formaba parte de su vida diaria. Se sentía muy cómodo de venir a Dios con sus necesidades, sus preocupaciones y cualquier asunto que estuviera presente en su vida. Además, estaba convencido, por lo que leía en la Biblia, que Dios quería que confiaran en él de esa manera.

El testimonio de vida de oración de su amigo, impacto al ateo de tal forma que lo llevo a orar y su primera oración fue, si tú eres real, revelate a mi vida!

Entonces, ¿Por qué Dios no responde a las oraciones de todos?

Puede ser porque no tienen una relación con Dios. Pueden saber que Dios existe, e incluso pueden adorar a Dios de vez en cuando. Pero aquellos que nunca parecen tener sus oraciones respondidas probablemente no tienen una relación con él.

Yo se que esto se escucha como que estoy juzgando a la persona, pero no es así. La oración se trata de hablar con Dios, conversar con el, no solo darle una lista de peticiones y mandarlo a trabajar en ello.

Orar es pasar un tiempo con nuestro Padre y nuestro Mejor Amigo a la misma vez. Alguien a quien debemos mucho respeto, pero también con quien tenemos mucha confianza.

Cuando la gente empieza a pedir algo a Dios, ¿qué ocurre normalmente? Empiezan con: “Dios, realmente necesito tu ayuda con este problema …” Y luego hay una pausa, seguida por un reinicio … “Me doy cuenta que no soy una persona perfecta, que en realidad no tengo derecho para pedirte esto … “Hay una conciencia del pecado personal y el fracaso. Y la persona sabe que no son sólo ellos; Que Dios es consciente de ello también.

Hay un sentimiento de, “¿A quién estoy bromeando?” Lo que no saben es cómo pueden recibir el perdón de Dios por todo su pecado. Es posible que no sepan que pueden entrar en una relación con Dios para que Dios los escuche. Este es el fundamento para que Dios responda a su oración.

A lo que me refiero es que para poder tener una buena relación con nuestro Padre Celestial debemos reconocer nuestros pecados delante de él, y esto debemos hacerlo con mucha frecuencia. No hablo de repetir los mismos pecados que ya el nos perdono, estoy hablando de confesarle nuestros pecados presentes, pedirle su perdón, su ayuda para que nosotros no sigamos haciendo lo mismo. Esto nos lleva a poder pedir con un corazón más limpio y tranquilo y a su vez más cerquita de nuestro Padre Eterno.

DESCARGA EL LIBRO DE ORACIÓN GRATIS PRESIONANDO AQUI: http://bit.ly/ORACION

SEMINARIO CRISTIANO DE SANIDAD INTERIOR

PRESIONA AQUI ➜: http://bit.ly/SANIDADINTERIOR

Nosotros descuidamos mucho lo que no vemos, y nuestra condición por dentro como no la vemos no la cuidamos como deberíamos y eso nos hace mucho daño en toda nuestra vida. Es como si tuviéramos una enfermedad en la piel que cada día la llaga se hace mas grande, y solo lo dejaremos para después y no le pusiéramos ninguna medicina.